A DÍA DE HOY… NUESTRO PANTALÁN…

Sigue más o menos igual. Las promesas hechas por el Club sobre la intervención de Acimut Norte en la reparación a conciencia («va a quedar como nuevo», se nos dijo personalmente a cada uno) en el rompeolas de nuestra marina, son una auténtica burla, una nueva mentira. Y no lo decimos desde nuestra Plataforma sin pruebas evidentes, ahí están las imágenes.

Se inició una reparación que ya no estaba prevista como una puesta al día integral, sino como una mera «sutura» económica, y ahí están los resultados. Lo mal hecho, no sólo mal parece, sino que tampoco funciona. Las famosas gomas que supuestamente aseguraban el rompeolas con firmeza entre sus diferentes partes, han tardado una semana o dos, a lo sumo, en comenzar a romperse. Nos consta que se están sustituyendo por otras más eficaces, es decir, se están reparando sobre lo ya reparado. Así trabaja Acimut Norte, con quien dice el Club que tiene un acuerdo -que desconocemos- para la gestión y mantenimiento de las instalaciones. ¡Vaya acuerdo!

A estas incidencias, no pequeñas pues el verano está ahí, los vientos del norte arrecian por estas fechas, el movimiento de embarcaciones va en aumento, se unen otras no menores como el olor persistente a «cloaca» que hay en todas las instalaciones, más intenso cerca del palafito. El señor Mauro, gerente del restaurante, estará encantado. Es miembro de la junta directiva del Club por lo que seguro que en este caso moverá ficha para solucionarlo. En lo relacionado al rompeolas no, puesto que no tiene ni amarre ni embarcación. Que no le interesa el asunto, vamos, no va con él.

En fin, esto sigue. Y sigue. Sigue nuestra decisión judicial firme y que esperamos se refuerce en breve por nuevas acciones; sigue la persistente actitud de un Club formado por unos cuantos amigos y familiares del señor Rosales; sigue el descontento de todos los propietarios de amarres por la situación que estamos viviendo.

 

Eso sí, lo que no esperaban y lo que más inquieta a estos sujetos es nuestra UNIDAD EN LAS
ACCIONES Y DECISIONES QUE HEMOS TOMADO. El miedo a que el Club pase a nuestras manos, la de TODOS los propietarios, no únicamente asociados a la Plataforma, es lo que más les preocupa porque pondría en peligro el acuerdo que mantienen con Acimut de comprarles las instalaciones. Pues que sigan sintiendo miedo, mucho miedo.