Hace dos años, una tarde de agosto el viento del nordeste rompió el rompeolas del puerto. Ya estaba dañado por los continuos embistes del mar y de los barcos de gran tonelaje que atracan en este lugar no apropiado para ello. Han tardado dos años en comenzar los trabajos de reparación que a día de hoy aún no han terminado.